sábado, 26 de mayo de 2012

Muerte y Tortura de Sylvia Likens



Sylvia Marie Likens (Lebanon, Indiana, el 3 de enero de 1949 – Indianápolis, Indiana, el 26 de octubre de 1965, a los 16 años de edad) fue una víctima de asesinato, tortura y violación de Indianápolis, Indiana, en Estados Unidos.
Fue torturada hasta la muerte por Gertrude Baniszewski y sus hijos, así como varios jóvenes y niños del vecindario, algunos de apenas 10 años de edad. Aunque muchos vecinos admitieron haber oído gritos y lamentos procedentes de la casa de Baniszewski, no avisaron a la policía porque ellos consideraban que era mejor no entrometerse. Cuando se dio a conocer el caso de Sylvia Likens en Estados Unidos, el país entero quedó horrorizado.

Los médicos forenses describieron el caso como “el caso de abuso físico más terrible del estado de Indiana”.

                                                                                         Jennifer Likens
En junio de 1965, Jennifer y Sylvia Likens fueron dejadas al cuidado de una dueña de casa llamada Gertrude Baniszewski, una señora asmática con seis hijos a quien habían conocido pocos días antes en la iglesia.

Sylvia era una muchacha callada y agradable a la que todos querían, que además ayudaba fregando los platos y planchando. Su hermana Jennifer también era muy callada, y había nacido con una pierna encogida, que había ido avanzando hasta llegar a poliomielitis. A pesar de su discapacidad, se las arreglaba para bailar y montar en patineta. Sus padres, Betty y Lester Likens, pagaron a Baniszewski unos muy necesitados 20 dólares a la semana por cuidar de las niñas, y quedaron convencidos de que Gertrude cuidaría de Sylvia y Jenny como de sus propias hijas.

                                                                                        Gertrude Baniszewski

Por otra parte Gertrude Baniszewski, era la tercera de 6 hijos. Pasó una vida de carencias materiales y emocionales. En 1940 fue testigo de la muerte de su padre de un repentino ataque al corazón cuando ella tenía once años, dejando a su madre con seis niños para criar. Cinco años más tarde, a los dieciséis, Gertrude dejó el colegio y se casó con el diputado John Baniszewski, a los dieciocho años de edad. Tuvieron cuatro hijos. Ella y John se divorciaron luego de diez años de relación. Ella se casó de nuevo, esta vez con Ed Gutherie, pero esta unión sólo duró tres meses. Luego se casó nuevamente con su primer marido, John, y tuvo dos hijos más antes de divorciarse de él por segunda vez en 1963. Luego a los 34 años conoció a Dennis Lee Wright, de 23 años con quien tuvo un nuevo hijo, tras lo cual Dessin la abandonó.

Ya a los 37 años de edad, producto de los múltiples embarazos, el consumo descontrolado de cigarrillos y alcohol, sumado al asma que padecía, Gertrude tenía el aspecto de una mujer de 70. El poco dinero que recibia, lo conseguía planchando ropa ajena y de lo que le daban los padres de sus hijos. Luego se le presentó la oportunidad de cuidad de dos jóvenes hermanas a cambio de 20 dólares a la semana, dinero que no estaba demás.

                                                                                              Casa Baniszewski

Al principio, todo iba bien, y las chicas parecían llevarse bien con los chicos Baniszewski. Pero todo cambió siete días después de su llegada, cuando los 20 dólares se retrasaron. Gertrude llevó a Sylvia y a su hermana al sótano y les dijo “Bien, perras, he cuidado de ustedes durante una semana por nada. El cheque de su padre no ha llegado”. Cuando Sylvia intentó explicar que seguramente el dinero se había retrasado, Gertrude ordenó a ambas que se inclinaran sobre una cama, se quitaran la falda y ropa interior y las azotó con una pala en las nalgas. Como Jennifer tenía poliomielitis y era la más pequeña, Sylvia propuso a Gertrude que la castigara a ella en vez de a su hermana pequeña. Baniszewski accedió. El dinero llegó al día siguiente.

Dos semanas después de haber dejado a las niñas al cuidado de Baniszewski, los Likens volvieron a visitar a sus hijas, no hubo ninguna queja al respecto así que se marcharon conformes, y a partir de ahí Baniszewski, sus hijos, y varios adolescentes del vecindario empezarían la verdadera tortura física y psicológica de Sylvia, quizás por envidia ya que de ninguna otra forma se podría explicar.

                                                                                                 Sylvia y su madre

Un día, Gertrude le preguntó a Sylvia por qué pasaba tanto tiempo en la tienda de alimentos donde trabajaba. Likens explicó que había encontrado botellas de soda vacías y que las estaba llevando a la tienda para ganar unos cuantos centavos extra. Baniszewski no la creyó y la obligó a desnudarse completamente e introducirse una botella de vidrio en la vagina delante de todos sus hijos y de Jenny. Este suceso ocurrió dos veces. La primera vez la botella se rompió estando en el interior de la niña y los cristales rotos le desgarraron las paredes vaginales. Cuando esto sucedió todos, menos Jennifer, estallaron en risas y aplausos, mientras Baniszewski no paraba de fumar. 

También le pegaba muy a menudo con una paleta de casi un centímetro de espesor. Cuando ella se cansaba de esa tarea, cedía el derecho a manipular la paleta a su hija mayor, Paula, quien tenía 18 años y era obesa, pesaba 86 kilos.
 
A la hora de cenar Sylvia sólo recibía pequeñas raciones de agua, galletas saladas y algunas sobras, mas que todo, se limitaba a observar como los demás comían. En muchas ocasiones su hermana Jenny robaba disimuladamente un poco de pan para ella, pero tenía tanto miedo a Gertrude que nunca se atrevió a desafiarla.

                                                                                         Paula Baniszewski, torturadora

En una ocasión, Paula acusó a Sylvia de que hablaba mal de ella. Gertrude tomó a la niña, la puso en la sala, delante de todos, y comenzó a quemarle los brazos con un cigarrillo encendido. Todo se convirtió en un juego perverso, orquestado por una mujer diabólica que estaba descargando las desgracias de su vida en una niña indefensa.

                                                                                              Escalera del sótano

Un día, el reverendo Roy Julian pasó a saludar. Se fue bastante preocupado por Gertrude, pues en su condición de enferma era difícil soportar tal contingente de niños. La señora Saunder, enfermera de salud pública, hizo una llamada. Gertrude explicó que una de las niñas a su cuidado, Sylvia Likens, era una prostituta y estaba corrompiendo a sus hijos. La señora Saunders se compadeció, pero nunca regresó. Gertrude decidió que Sylvia no estaba a la altura para dormir arriba con el resto de la familia. Mandó a su hija Stephanie Baniszewski y a su novio Coy Hubbard a arrojar por las escaleras de sótano a Sylvia con un empujón, el cual parecía a un calabozo privado.    

                                                                                        Coy Hubbard, torturador

Coy Hubbard era un joven de 15 años, pesaba 85 kilos y media casi dos metros, era experto en judo y le encantaba lanzar a la joven por los aires hacia un colchón que se suponía que era donde tendría que aterrizar, pero muchas veces calculaba mal y Sylvia se azotaba contra el suelo de   cemento. Todos reían. Nadie, incluyendo a Jenny, hizo algo al respecto.
                                                                                           Tina donde sumergian a Sylvia

De vez en cuando, los chicos Baniszewski la sumergían en baños excesivamente calientes. Cuando salía, su piel estaba irritada y roja por el calor. Una vez se desmayó en la bañera y fue sacada por el pelo. En un momento dado,muy complicado de determinar para los médicos forenses, Sylvia dejó de resistirse a sus castigos. Entonces la señora Baniszewski le arrancó la blusa y los pantalones cortos, quedando en ese estado durante el tiempo de vida que le quedaba allí.

                                                                                        John Baniszewski Jr, torturador

A John Baniszewski Jr., a pesar de tener sólo trece años, le gustaba escuchar los dolorosos gritos de Sylvia cuando le pegaba patadas o apagaba los cigarrillos de su madre en los brazos, piernas o estómago de Sylvia. También gozaba al darle puñetazos en el rostro, golpearle el vientre o patearle y pisarle la cara mientras estaba en el piso.
                                                                                               Colchon de Sylvia

El hogar de los Baniszewski era el punto de encuentro de muchos chicos y chicas del barrio. Cuando varios jóvenes observaron que Sylvia soportaba el abuso al que era sometida, ellos también comenzaron a mofarse de ella y a aplicarle castigos físicos. Los chicos la mordían, besaban, acosaban, intimidaban y abusaban de ella sexualmente. También traían a sus respectivas novias y a varios amigos, que también se reían de ella. Nunca pensaron que la "broma" iba a llegar tan lejos.


Semanas antes del crimen, cuando Sylvia aun tenía fuerzas, Gertrude la obligó a  escribir una carta dirigida a sus padres comentando de que ella y su hermana las estaban pasando bien.

                                                                                      Ricky Hobbs, torturador

A Ricky Hobbs, un muchacho del barrio, le había gustado Sylvia desde el momento en el que llegó, pero ella le rechazó y empezó a salir con otros chicos, lo que le produjo un gran odio hacia ella. En varias ocasiones, él y Coy Hubbard ataban a Sylvia Likens a una viga de madera que había en el sótano, después de una gran cantidad de golpes que le propinaban ambos. En una ocasión, Richard Hobbs apretó el cuello de Sylvia durante tanto tiempo que todo el mundo pensó que se había muerto. Durante ese largo período, la señora Baniszewski contó por todo el vecindario que Sylvia era una prostituta, lo que causó que los vecinos no la miraran con buenos ojos. Luego obligó a la niña a escribir varias cartas donde detallaba escabrosos asuntos sexuales y confesaba que era una prostituta.

                                                                                                   Cuerpo de Sylvia

Pocas semanas antes de su muerte, Gertrude, con una aguja al rojo vivo, escribió en el abdomen y estómago de Sylvia: “Soy una prostituta y estoy orgullosa de serlo”. A mitad del trabajo se cansó, pero Ricky Hobbs continuó el trabajo por ella mientras John Baniszewski Jr. le sujetaba los brazos a Sylvia Marie. A la mitad de penúltima palabra, la aguja dejó de quemarle la piel, por lo que Hobbs empezó a hacerle cortes en vez de rozar la aguja en la piel para escribir. La intensión de Gertrude era que Sylvia no se pudiera mostrar desnuda ante ningún hombre por la vergüenza de la marca.

                                                                                   Escena de El Encierro

Al día siguiente formuló la manera de deshacerse de Sylvia, le comentó a su hijo Jhon jr, en ir a tirarla a un basurero cuando ella se encuentre desfalleciendo, para que así muera. Sylvia oyó la conversación e intento huir, pero Gertrude la detuvo rápidamente y volvió a tirarla por las escaleras del sótano, encerrándola nuevamente.

                                                                                        Gertrude y Spephanie Baniszewski

En la tarde del martes 26 de octubre, Gertrude le ordenó a su hija Stephanie y a Richard Hobbs a tirarle un balde con agua fría a Sylvia mientras dormía para que despertara. Ellos así lo hicieron, pero la chica quedó totalmente inmóvil, para luego darse cuenta que ya no respiraba. Stephanie se desesperó e intentó reanimarla, pero para entonces ya era tarde, Sylvia ya estaba muerta. Las causas de la muerte fueron hemorragia cerebral, Shock, y Desnutrición.

                                                                 Jenny Likens y Diane Baniszewski, una de las torturadoras

Ricky Hobbs fue quien llamó a la policía esperando que ellos la resuciten. Los oficiales se percataron de las heridas de la chica y de su grado de desnutrición, le preguntaron a los jovenes qué fue lo que había pasado, pero ninguno respondió. Gertrude trato de explicarle que unos vandalos le hiciron eso y sus hijos la habían traído a casa. Entonces Jenny Likens estalló en llantos y le dijo a los oficiales “Sáquenme de aquí y les diré todo". Gertrude, sus hijos, y varios jóvenes del vecindario fueron arrestados por la policía.

                                                                                       Ataúd con el cuerpo de Sylvia

Juicio

                                                                           John Baniszewski y Coy Hubbard
 
Gertrude Baniszewski, sus hijos, Hobbs, y Hubbard, tuvieron libertad bajo fianza en espera del juicio.

                                                                                   Gertrude Baniszewski y al fondo Ricky Hobbs

                                                                                          Paula Baniszewski y Jenny Likens
Todos los adolescentes y niños aceptaron su culpabilidad y detallaron ante el horrorizado jurado los castigos a que habían sometido a la pequeña. Solamente Gertrude intentó zafarse de todo y lanzar la culpa sobre sus hijos y sobre los demás chicos. Declaró que ella no había sabido nada de lo que ocurría en su sótano, pero todos los demás dieron la misma versión: ella alentaba la tortura y participaba en ella. Jenny, la hermana de Sylvia, declaró lo mismo.

Condenas
                                                                                           Gertrude años antes de morir

Gertrude Baniszewski fue hallada culpable de asesinato en primer grado y sentenciada a cadena perpetua. Se le recluyó en la Prisión de Mujeres de Indiana. Obtuvo su libertad condicional el 4 de diciembre de 1985, luego de estar veinte años en prisión. Se cambió el nombre por el de Nadine van Fossan y se mudó a Iowa, donde murió de cáncer de pulmón el 16 de junio de 1990. Poco antes de morir aceptó su culpabilidad, responsabilizando sus actos criminales a sus problemas personales y a una serie de medicamentos que ingería.

                                                                                      Paula Baniszewski adulta

Paula Baniszewski fue hallada culpable de asesinato en segundo grado y sentenciada a cadena perpetua. Obtuvo su libertad condicional el 23 de febrero de 1973, luego de servir 7 años en prisión. Tuvo una hija en ese mismo año y la llamó Gertrude.
Coy Hubbard fue hallado culpable por homicidio impremeditado y sentenciado a 21 años de prisión. Se convirtió en un delincuente y volvió a la cárcel con frecuencia.
Richard Hobbs fue hallado culpable por homicidio involuntariomurió y sentenciado a 21 años de cárcel. Murió de cáncer de pulmón a la edad de 21 años, 4 años después de salir del reformatorio.

                                                                                Gertrude y John Baniszewski Jr.

John Baniszewski Jr. pese a tener trece años de edad fue sentenciado a cumplir 21 años de cárcel; fue el preso más joven del reformatorio de la historia de ese estado. Tras cumplir su condena, se convirtió en pastor laico, para contar su historia.

Stephanie Baniszewski fue hallada culpable por cómplice y fue sentenciada a cumplir 12 meses en prisión. Ella, junto con Coy Hubbard arrojaron, a Sylvia por las escaleras del sótano, lo que le produjo una hemorragia cerebral.

En honor y memoria a Sylvia Likens, hay un pequeño monumento con su foto colocado por orden del Departamento de Policía de Indianápolis.



27 comentarios:

  1. Recuerdo haber visto la pelicula de esta tortura... y es realmente escalofriante ver a lo que puede llegar el sadismo humano.

    ResponderEliminar
  2. Enfermos de mierda!!!!! De cualquier forma recibirán su castigo los hijos de la chingada en sus vidas siguientes. Eso es seguro!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ojala sea cierto... ojala reciban mil veces mas de lo que le hicieron a esta niña ya que las autoridades nada pudieron hacer al respecto y es lo que mas pesa en el pecho

      Eliminar
  3. pude conocer esta historia x una pelicula, es realmente muy triste lo le q paso a esta muchacha, sin recibir ayuda de nadie, sentirse golpeada, torturada, humillada, violada, sin comer, ptmre, q injusticia y maldad la de estas personas, que debieron ser todos sentenciados a cadena perpetua,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cadena perpetua me parece un castigo bastante piadoso en comparacion con lo que se merecian todos y cada uno de los animales que participaron en esto

      Eliminar
  4. Si, pastor Laico...andale.... igual es un asesino ... y nunca dejara de serlo no podra borrar jamas la sangre en sus manos...

    ResponderEliminar
  5. totalmente de acuerdo, el maldito pastor se convirtió a la religión solo para aplacar sus cargos de conciencia, y a esa maldita desgraciada de Gertrude debió recibir la pena de muertey no una cadena perpetua q nunca se concretó, q hijos de puta tan enfemos, desgraciado ojala y despues de la muerte exista el infierno para q sigan quemandose en el

    ResponderEliminar
  6. como se llama la pelicula ????????

    ResponderEliminar
  7. AHHHHHHHHHH esta puta gentuza, los tenían que haber matado con torturas y martirios terribles de la edad media. OJO POR OJO DIENTE POR DIENTE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. de acuerdo con vos los tendrian q haber sometido igual q hicieron con la chica

      Eliminar
    2. cierto... quien a hierro mata a hierro debe morir, lo que daria por tener alguno de esos animales en frente mio ahora mismo

      Eliminar
  8. LA LOCURA Y LA DEMENCIA DEL SER HUMANO NO TIENE LIMITES ESTAS SON OBRAS SATANICAS, LAS PENAS SON MINIMAS NINGUNO MHA SENTIDO EL DOLOR QUE SINTIO SILVIA, CON IR A LA CARCEL Y ARREPENTIRTE CREEN QUE ESTA TODO PAGADO ENCIMA LOS DEJAN LIBRES, DEBIERON LLEVARLOS A LA SILLA ELECTRICA A TODOS Y DONDE ESTAN LOS VECINOS CON DECIR NO QUIERO METERME, TAMBIEN SON CULPABLES TODO ESE PUEBLO ENDEMONIADO, EL PREDICADOR TAMBIEN QUE CLASE DE IGLESIA TENIA LLENA DE CRIMINALES, QUIEN ES ESE PREDICADOR TAMBIEN ES CULPABLE

    ResponderEliminar
  9. pobre niña, vaya hijos de puta. si los tuviera delante los mataba a todos lenta y dolorosamente. Era muy joven no debería a verle pasado eso por culpa de unos locos de mierda.

    ResponderEliminar
  10. Los humanos somos tan poderosos, y podemos dar tanto miedo y manipular a quien queramos con un poco de locura y obsecion. Nadie se merece ese horrendo castigo; Tal vez si, esa mujer Idiota que se fue sin haber sufrido lo que sufrio la chica. Pero los que estan vivos van a pagar cada una de las lagrimas y cada dolor que le han causado A Silvia, asi sea en su mayor arrepetimiento. Para ellos no tiene que existir NUNCA el perdon, nunca se lo dieron a esa muchacha quien no ha hecho nada.

    ResponderEliminar
  11. La pelicula se llama un crimen americano o en español El Encierro,,, la verdad es bastante Light a lado de lo que realmente sucedio,,, aun asi nos deja pensando lo perversos que podemos ser los seres humanos

    ResponderEliminar
  12. Que tristeza que se haya apagado una vida tan joven en manos de sadicos y esa hermana Jeny likes de silvia era una cobarde que no hizo nada por defender a su hermana.

    ResponderEliminar
  13. En La autopsia se comprobo q tenia el himen intacto. Esto corrobo q la Gertrudes estaba equivocada

    ResponderEliminar
  14. http://www.sylvialikens.com/forum/gallery/image_page.php?album_id=15&image_id=731 Sylvia murio virgen la unica q era una prostituta era Paula la hija de Gertrudes, como todos salieron de la carcel y algunos de Los torturadores no les castigaron no tiene palabras! Ya le hubiera escrito esas palabras en el estomago de cada uno usando Los mismos metodos

    ResponderEliminar
  15. Los que cometieron esta barbaridad no pagaron como debían es horrible lo que hicieron creo que estaban endemoniados no se explica otra forma, que gente más desgraciada para tener el alcance de maltrato de esa forma en una niña, es que a todos les hubiesen introducido la botella y y les hubiensen quemado todo el cuerpo a pausas para que sintieran algo de lo que hiciern sentir a la Silvia, Dios quiera no tengan descendencia de esta familia

    ResponderEliminar
  16. la pelicula sobre este caso se puede ver en youtube.com con el nombre de EL ENCIERRO ....

    ResponderEliminar
  17. no puedo creer que estos vecinos que escuchaban los gritos de esta niña no hicieron nada!! da mucha tristeza y mas aun esa dis que hermana que tenia... no logro entender como no la ayudaron estas personas...

    ResponderEliminar
  18. no puedo creer que estos vecinos que escuchaban los gritos de esta niña no hicieron nada!! da mucha tristeza y mas aun esa dis que hermana que tenia... no logro entender como no la ayudaron estas personas...

    ResponderEliminar
  19. la pelicula sobre este caso se puede ver en youtube.com con el nombre de EL ENCIERRO ....

    ResponderEliminar
  20. Q TERRIBLE, TRAGICO Y HORRIBLE, SABER Q LA MALDAD DEL MAL LLAMADO "SER HUMANO" PUEDE LLEGAR A HACER...

    ResponderEliminar
  21. es muy triste y doloroso esto que sucedió no hay ninguna razón para cometer tal acto de calamidad lo mas triste es que nadie le ayudo que Dios la tenga en su santa gloria

    ResponderEliminar
  22. La hermana de Silvia esa chica tenia mucho miedo y la comprendo no es facil cuando algun adulto sea hombre o mujer te amenazan de muerte lo que uno de niño desea es vivir simplemente vivir y salir de esa pesadilla y aunque duele admitir que sacrifico a su hermana es por su sobrevivencia, al final Silvia fue la que recibia las torturas ella estaba aterrada y traumatizada, pero a veces uno no entiende porque pasan estas cosas y que tal esa cultura de los niños de los años 50 de indianapolis eeuu que les enseñaron que torturar o ver a una chica semimuerta era normal y que podian divertirse con ella y su desgracia vilandola golpeandola y haciendole cosas espantosas eso es absurdo y ridiculo ojala que algun dia paguen por lo que hicieron de una manera justa para Silvia y no es por Venganza es por Justicia. Al final nada quedara impune.

    ResponderEliminar